Mejor tarde que nunca. Toda Italia, con un retraso culpable con respecto a Europa en cuanto a la energía de fuentes sostenibles, está tratando de recuperar y precisamente en estos meses de crisis, donde se vuelve obligatorio comenzar de nuevo con los fundamentos correctos, llueven pedidos a CRS Impianti de Gorle, que desde hace casi 20 años tiene como misión precisamente el desarrollo de la energía ecológica de acuerdo con las innovaciones tecnológicas más atrevidas. Como el panel solar “en vidrio”, es decir insertado en el espacio intermedio de un cristal de ventana normal, última novedad de la empresa que podría convertirse en una aplicación ganadora en el futuro a gran escala, “porque así -explican en CRS- el delgadísimo panel no está sujeto a rotura, desgaste o suciedad debido a la intemperie, asegurando siempre un rendimiento excelente en la producción de energía”.